La desesperanza aprendida, también conocida como indefensión aprendida, es un estado de pérdida de motivación, de la esperanza de lograr nuestras metas o sueños, es darnos por vencidos ante la posibilidad de que las situaciones se mejoren o salgan bien.

Es un concepto psicológico que ha tenido mayor auge en los últimos años, el filósofo Nietzche la denominó “La enfermedad del alma moderna”. Cuando las personas desarrollan este estado, hay una disminución de sus experiencias de amor, confianza, alegría y fe y a su vez se encuentran  con más frecuencia con sentimientos y emociones como  frustración, impotencia, pesimismo y la sensación de sentirse atrapados y agobiados.

Es posible que te hayas sentido así en algún momento. Y que te hayas levantado. O quizás, esa descripción se ajusta a lo que estás experimentando en estos días, o puedes ver que se aplica a algún amigo o familiar. Si es asi, queremos compartir contigo, algunos tips que pueden apoyarte a superar este estado y acceder a un lugar de mayor equilibrio y poder personal.

1. Date cuenta que la Desesperanza Aprendida es una percepción y no una realidad. Recuerda que siempre, siempre tienes elección, así sea de tu actitud.
2. Usa tu creatividad: Busca maneras de hacer cosas distintas, evita la rutina. Haz aunque sea pequeños cambios, en forma consistente

3. Apóyate en otros: A veces creemos que debemos resolver los problemas o situaciones solos, cuando hay un universo de opciones dispuestos a dar una mano.

4. Reevalúa la situación: Intenta mirar lo que sucede desde un punto de vista más elevado, busca los elementos positivos. Estudia la situación presente, desde un punto de vista neutral.
5. Observa la manera en la que te estás tratando. Presta atención a tu diálogo interno. Se amable y gentil contigo mismo. Reconoce y trae presente tus talentos y cualidades. Se paciente
6. Dale una mirada al pasado, con la clara intención de aprender de él. Identifica las situaciones de tu vida en la que te has levantado después de sentirte desafiado y cómo lo lograste
7. Si sientes que la tarea que tienes por delante es muy grande o abrumadora, simplifica la forma en la que lo vez, Decide solamente cual es el primer paso y toma la acción. Evalúa y repite. Todo gran proyecto es la suma de pequeños pasos

Gracias por leernos!

© 2015 Seminarios Insight Todos los Derechos Reservados
Arriba
Síguenos en: